TIEMPO
INDEFINIDO

LA HABANA 1995 vs 2015

 

En Diciembre de 2014, Barack Obama y Raúl Castro acordaron los primeros pasos para normalizar las relaciones entre ambos países. Aún dando por hecho que el tránsito no iba a ser un camino de rosas la sensación para la comunidad internacional, y especialmente para los cubanos de a pie, fue de alivio y esperanza. Después llegó Mr. Trump y todo pareció quedar en el aire.

2015 vs 1995

La mayor parte de las imágenes de este trabajo fueron tomadas entre Diciembre de 2014 y Agosto de 2015. Son la crónica callejera de los seis meses transcurridos entre el acuerdo de los dos mandatarios y el izado de banderas en las respectivas Embajadas. Es mi transcripción personal y subjetiva de un momento histórico muy concreto y, a la vez, la constatación de la descompensada mutación que vive la sociedad cubana después de haber estado sumergida, durante más de cinco lustros, en una épica burbuja.

A modo de intencionado contrapunto narrativo, he ido recuperando e intercalando imágenes en blanco y negro procedentes de mi libro El tiempo detenido, publicado por Editorial Lunwerg en 1995.  Estos monocromos, cohabitando con las imágenes en color de hoy, más de dos décadas después, me producen una profunda sensación de nostalgia: aquella Habana sufriente y algo naif del período especial ofrecía, a nivel de calle, una imagen cordial y culta, entristecida, sí, pero humanamente próxima, profundamente digna aún viviendo en la carencia… y siento que todo eso se está perdiendo.

 Pocas cosas trascendentales han cambiado para los cubanos desde entonces. Sin embargo ya nada es igual ni ellos son los mismos. Hacia dónde caminan es una incógnita. Ignoro si quienes lideran este proceso de “evolución sin evolución” son conscientes de que se está creando un híbrido social extraño. El tiempo, no sé si para bien o para mal, no se detuvo en 1995, el tiempo tan sólo se detiene de manera virtual, cómo licencia literaria. Fluye imparable y nosotros somos testigos pasajeros de lo que acontece.

  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo
  • Pedro Coll photo

REFERENCIAS

The Americans (1.960), de Robert Frank y New York (1956), de William Klein, son mis referencias histórico-fotográficas en este proyecto. De Frank me ha inspirado su sigilo y discreción, su capacidad de observación, su necesidad de pasar desapercibido, su respeto a la dignidad del fotografiado. Jack Kerouac, en el prólogo a la primera edición, le atribuye una frase que define su estrategia: procuro no ser visto. De Klein me quedo con su lenguaje plástico agresivo, radicalmente novedoso en aquel momento, con esa aproximación provocadora que acababa arrancando reacciones de todo tipo. Klein no trabajaba desde el silencio, todo lo contrario, su método era la provocación. Ambos, coetáneos pero tan diferentes, buscando el mismo objetivo: atrapar y fijar un momento histórico, el de un país inmenso en proceso de cambios importantes, el de una ciudad dura y extremadamente vital.

Y en ambas historias, los personajes principales son los ciudadanos de la calle, el escenario es la calle. Si repasamos estos dos libros ahora, pasado ya medio siglo desde su edición -en ambos casos no fue tarea fácil publicarlos- comprenderemos por qué críticos de arte y comentaristas de prensa de la época, al referirse a los dos trabajos, coincidieron en un mismo concepto: antropología. Al margen de sus valores artísticos y creativos, The Americans y New York son valiosa y documentada antropología. En Habaneros, pretendiendo también atrapar y fijar el momento histórico, he utilizado un lenguaje plástico extremadamente coral y dinámico, obsesionado con el ansia envolvente de William Klein, pero visualizando desde la discreción y el respeto de Robert Frank, siempre, cómo decía, procurando no ser visto.

Enero de 2018

ETAPAS
REPORTAJES > 1975 / 1995
Paso a paso
A Day in the Life...

PUBLICIDAD > 1990 / 2015
Encargos
Banco de imágenes

IN PROGRESS > Desde 2015
Tiempo indefinido
Antípodas
La mirada promiscua




©2018 Pedro Coll | info@pedrocoll.com | Palma de Mallorca | Designed By Calma

Search