EL PUNTO AMARILLO*

Hace ya años, en Londres, los fotógrafos Luis Real, Jaime Gual y yo elaboramos una declaración de principios que bautizamos...

pomposamente, como Declaración de Londres. Lo fuimos haciendo a ratos perdidos, riéndonos mucho, comiendo magníficos sandwiches y ensaladas y haciendo fotos para nadie, bueno, para uno mismo, o sea, para todos. Dice así:

Reivindico
la elegancia de lo mínimo,
la individualidad,
lealtad antes que fidelidad,
fe ciega en algo
y, contra todos los males,
la risa.

Igual que ocurre con una buena foto: dentro de su aparente simplicidad encierra todo un complejo universo. Un cóctel de Bauhaus, Racine y el dolce far niente de los 50. Nuestra Declaración de Londres contiene las líneas maestras, en lo ético y en lo estético, de un modo autentico y lúdico de enfrentarse a la vida. Desde entonces he releído en múltiples ocasiones estas palabras sin perder nunca la esperanza de llevarlas a la práctica. Peter Pan al acecho, con su síndrome, maquinando el golpe de estado. Hoy sé que las ligaduras que me ataban han saltado por los aires y que soy dueño del timón de mi buque. Por fin, después de tanto tiempo. La pura intuición y las ganas de jugar son mi brújula.

Y precisamente fue en Londres donde oí a un publicista de fama elaborar la teoría del “punto amarillo”. Siento mucho no poder citar aquí el nombre del autor, o como mínimo del trasmisor de la teoría, porque su ingeniosa argumentación muy bien podría también servir cómo punto de partida de todo un ensayo sobre la vida. Decía así: “Un profesional del mundo de la creación, diseñador, fotógrafo, ilustrador, es un arquero que tensa el arco, apunta, y lanza la flecha buscando el centro de la diana, que consiste en un punto amarillo. Un artista, en cambio, es un arquero que tensa el arco, apunta, dispara y donde impacta la flecha... él pinta un punto amarillo”.

Diré que siempre, desde que me dedico al mundo de la imagen, me he sentido antes que nada un profesional. La palabra Arte me merece mucho respeto, creo que se utiliza demasiado sin justificación.

*EL PUNTO AMARILLO es como se llama mi blog, y también un proyecto editorial para libros de tirajes limitados/numerados.

©2018 Pedro Coll | info@pedrocoll.com | Palma de Mallorca | Designed By Calma

Search