CÁMARAS DE HOY

Debo confesaros algo: a menudo hablo con mi cámara, aunque quizá más bien es ella la que me habla a mi.

Es una de esas cámaras de hoy en día, tan sofisticadas. Me cuesta reconocerlo, pero no sé que haría sin ella. Os pondré un ejemplo.

El otro día iba yo pensando en las musarañas, concretamente deambulando por una de las galerías de la línea de metro Kehini-Tohocu, a una hora en la que no había mucha aglomeración de gente, ya sabéis como se pone esta ciudad a ciertas horas, cuando de repente la cámara me advirtió de que estaba pasando ante una valla publicitaria muy gráfica. "Podrías jugar con ese tema, esas figuras en negro, dejar pasar por delante de ella a personajes vestidos de igual manera que los personajes de la valla, sería interesante, como si algunos de ellos se hubieran salido del anuncio y se largaran por ahí..." La idea me gustó y me situé en el lugar que me pareció indicado.
Pero la cámara me dijo: "No, hombre, que desde ahí la perspectiva distorsionará la idea, ponte de frente, para que todo sea igual de minimalista, que la imagen que saques sea plana, tan limpia y gráfica cómo la del anuncio, que los personajes reales se confundan con los de la valla." ¡Que buena idea! "¿Y que lente uso? ¿El 24?", le pregunté. "No, con el 24 exagerarás las proporciones, usa el 50, y abre a 2,8, enfoca la valla, da lo mismo que quienes pasen ante ella estén ligeramente desenfocados, necesitas una velocidad alta de obturación para congelar el movimiento”. ¡Está en todo, mi cámara! Y así lo hice. Comencé a disparar a medida que iban pasando personajes que me gustaban. A veces la cámara me reñía: "Se te escapó uno buenísimo!", o bien, "¡Mira, mira ése, dispara ya, que se te va!" Después de unos diez minutos decidí reanudar el camino, tenía la sensación de haber obtenido buenas imágenes y volví a perderme mentalmente pensando en las musarañas. De repente la cámara me sacó de mi habitual ensimismamiento: "Cuando selecciones este material no desdeñes pasarlo a blanco y negro, le dará a la imagen un especial misterio..." ¡Y así lo he hecho! Ahora que el resultado está en la pantalla del ordenador no se muy bien si es bueno, malo o regular, el tiempo y los sabios dirán.

Mirad, de verdad, me cuesta reconocerlo, pero no sé que haríamos los fotógrafos sin las cámaras de hoy en día.

©2018 Pedro Coll | info@pedrocoll.com | Palma de Mallorca | Designed By Calma

Search